martes, 28 de agosto de 2007

Eterno adiós

Parece mentira. Antonio Puerta, de 22 años de edad, futbolista de profesión, nos deja. Parece mentira. De mi misma edad, deportista de élite... y después de un fallo cardíaco, que nos ha tenido en ascuas unos cuantos días, fallece. No me lo puedo creer.

Cada vez más, pienso que la vida son dos días... y noticias como esta, me lo confirman.

No sólo la familia de Antonio se viste de luto... todo el mundo del fútbol lo hace, y yo querría incluirme entre ellos. Ver las imágenes me produce escalofríos... y muy a mi pesar, no se ha acabado de recuperar.

Allá donde esté, descanse en paz...

Todos nos reuniremos al final en el mismo sitio... e incluso puede, que Antonio me deje jugar una pachanga con él.

Para los que están y los que no, les hago llegar esta letra que me pone la piel de gallina, y me hace recordar algunos seres queridos que ya no tengo a mi alzance... desgraciadamente de algunos... sin poderme despedir;


Ya no río con tu risa
Será porque el recuerdo
Nunca devuelve lo bueno del pasado
Si lo dio quien se ha marchado
Y no puede regresar
Si quien nos lo había dado
No lo puede ya dar más
Quizás por eso que ya no me alienta
Tú fe en mí
Porque pensar que me la diste
Es pensar que la perdí
Aquel día en que te fuiste
Sin poderte despedir
Sin poderte despedir
De mí

Fui a nuestro último encuentro
Pero no te pude ver
Porque ya no estabas dentro
De aquel que allí encontré
No quise coger tu mano
Preferí recordarla
Como si aún pudieras darla
Con la fuerza del hermano
Que nunca faltará
Que nunca faltará

No vi luz en tu mirada
Quizá porque se apagó
O quizá era que brillaba
En otro sitio al que marchó
Quizás por eso que ya no me alienta
Tú fe en mí
Porque pensar que me la diste
Es pensar que la perdí
Aquel día en que te fuiste
Sin poderte despedir
Sin poderte despedir
De mí

4 comentarios:

MEy!! dijo...

Cierto, la vida son dos días, y el destino lo que nos mantiene en vilo durante esos pocos dias.
A veces parece que vivimos pendientes de hacer méritos para conseguir aquello que, supuestamente merecemos (llamemoslo religión, ética..excusas)...una prueba más de que no es así. Una prueba más de que estamos sometidos a lo que nos toque vivir y de que nuestros esfuerzos o buenos actos, tal vez nunca sean compensados, pero ayudarán a hacer algo más felices los "dos dias" de los que nos rodean y eso ya es una buena recompensa.
Tus palabras, Eva, tus palabras y tus "locuras" siempre marcan minutos de mis dias. Gracias!!

Anónimo dijo...

Pero la vida sigue.........


LA PERSPECTIVA AEREA.

Ariadna dijo...

Es realemnte terrible... Yo estaba el sábado en Urbanova (una Urbanizacion playera de Alicante), en el apartamento de Josefina e Irene (amigas de la familia, bueno, más familia que amigas) y vimos como se desmayó... y luego se lo llevaron corriendo en la ambulancia. Ya en ese momento fue terrible, verle desplomarse así. Pero los días posteriores, fue peor aún.

Un chico de 22 años, con la novia embaraza de 7 meses y medio... Empezando a vivir y con una vida maravillosa por delante... Horrible.

Me puse a llorar al enterarme de que había fallecido, y sigo llorando al recordarlo.

Yo también tengo gente a la que echo de menos, y de quienes no me pude despedir...

Besos

Pena no tar.... dijo...

Sin salirnos del sendero que la vida nos trazaba,

necesitados de sueños, tal vez fria nuestra almohada,

teclado y raton hicieron un milagro en la pantalla.

No se si fueron tus risas, o el eco de las palabras...,

el hechizo de tus ojos, o el choque de las miradas...

Mas el tiempo se detuvo, el camino hizo una pausa.

solo estabamos tu y yo, en contacto, nuestras almas.

Y en la mia quedò huella. Yo trato de conservarla.

Siempre te recordarè. Con cariño y con nostalgia.

Solo pido una sonrisa, cuando leas esta carta