miércoles, 20 de diciembre de 2006

Un no cuento de Navidad

Ahora hace un año todo se aguantaba por un hilo. Sus lenguas, antes capaces de bailar unidas entre salivas hambrientas, ahora sólo se movían para el reproche. Sus ojos, los mismos que trenzaron futuros indestructibles entre miradas silenciosas, ahora se evitaban. Para sus cuerpos, la cama había perdido cualquier otro sentido que no fuera el de dormir con la rabia reclamando más rabia.

Me vino a ver y se me sinceró. Estaba en el momento del gran salto al vacío, en el que las emociones razonadas empujan mientras el halo de algún recuerdo bello deja un último resquicio de esperanza.

“No se merece nada pero, aunque sea lo último, algo tendré que regalarle”, me dijo.

No salió a comprar. Nos quedamos en casa y le ayudé a escribir una carta.

“Sabes que posiblemente esta sea nuestra última Navidad juntos. Te pensaba comprar un abrigo, pero he cambiado de idea. Con esta carta te doy todo el tiempo que necesites para que me confieses, con respeto, lo que de mí te molesta y, también, lo que te gustaría tener y que jamás me dijiste. Además, te regalo una hora diaria para acompañarte, tratar de comprenderte, y analizar juntos lo que nos unió y lo que hoy nos separa. Te regalo mi último tiempo, el que dejé de tener para abrazarte, el que dejamos de tenernos para construir… ¿Estamos a tiempo?”

Hace un mes los vi. Estaban radiantes.

A todos los que les queda un punto de calor para reencontrarse, ¡FELIZ NAVIDAD!


~ Escrito por Àngela Becerra para el diario ADN2 del día de hoy. ~

Aquí lo dejo, porque me encantó… porque espero que algún día no tener que recibir esas cartas como regalo, aunque creo que sería el mejor regalo que podría recibir.
Feliz Navidad a tod@s... Si me leéis, es porque realmente me importáis.

1 comentario:

Ariadna dijo...

Que bonito, me ha encantado, muchisimas gracias por compartirlo.

Si te leo, es porque me importas.

Besos y Feliz Navidad!!!